Blog

06/09/2019
Blog

El alarmante aumento de los concursos preventivos de las pymes, es el resultado directo de las políticas macristas

En los casi 4 años que lleva el gobierno de Cambiemos, se destruyeron 25 pymes por día, un genocidio industrial que dejó como saldo, mas de 110 mil puestos de trabajo. Frente a este panorama, Santa Fe no fue la excepción, ya que según fuentes del Ministerio de Trabajo provincial, hay unas 300 empresas santafesinas en concurso preventivo, lo que pone en riesgo unos 25.000 puestos de trabajo en la provincia. Desde un primer momento advertimos que las políticas de Cambiemos, que privilegiaron la usura por sobre el trabajo, iban a generar una profunda crisis en el sector productivo y debían ser modificadas.

El concurso preventivo implica la solicitud judicial para lograr un plan que permita a las empresas acordar con sus acreedores la cancelación de los compromisos impagos, que de no concretarse o cumplimentarse, derivará en una eventual quiebra. La existencia de unas 300 firmas santafesinas en esta situación al día de la fecha, es el resultado del combo de brusca caída del consumo por pérdida de poder adquisitivo de la población, tasas de interés récord a nivel mundial, e incremento sostenido de los servicios públicos, centralmente.

Cambiemos es una gestión que ha expresado en los hechos un profundo desprecio sobre los sectores industriales y pymes, a los que ha ignorado y desatendido, priorizando la especulación financiera. Esta situación ha generado una profunda crisis en el país, que tiene su repercusión en Santa Fe.

Llama la atención la obcecación que ha tenido el gobierno nacional en una política monetarista irrisoria, de probado fracaso en otras etapas históricas en Argentina. La dirigencia política en su conjunto debe llegar a un consenso básico para implementar políticas a mediano y largo plazo, de otro modo el país volverá a caer en el espiral recurrente de las crisis económicas y sociales ligadas al neoliberalismo.

Los argentinos debemos converger en un proyecto productivo que integre a todos los sectores, aprovechando nuestras fortalezas y trabajando seriamente sobre nuestras debilidades. Es de una irresponsabilidad histórica absoluta el nivel de endeudamiento externo que ha asumido el macrismo, frente al problema de la falta de divisas. Lo peor del caso, además, es que ese endeudamiento se ha ido por la canaleta de la fuga de capitales, sin inversiones productivas o de infraestructura. El legado que deja Cambiemos., lamentablemente, es una profundización de todos los problemas estructurales.