Blog

15/06/2016
Blog

El desafío de la convivencia en una sociedad que envejece

Cada 15 de junio, por iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), conmemoramos el “Día Internacional de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez”, a modo de contribuir a la visibilización de un problema presente en una sociedad que envejece, frente al enorme desafío de la convivencia.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el último mes, una de cada diez personas mayores sufrió malos tratos, tasas que aumentan cuando se trata de personas alojadas en instituciones de cuidado.

Esto nos lleva a replantearnos, a modo personal y colectivo, la forma en que construimos o destruimos lazos sociales, cuáles son los derechos que debemos garantizar a las personas mayores en particular y finalmente, con qué grado de dignidad deseamos vivir nuestro propio envejecimiento.

Creemos indispensable concebir esta problemática desde el enfoque de los Derechos Humanos y velar por el trabajo conjunto de las familias, la comunidad y -sobre todo- del Estado en sus tres niveles, constituidos como agentes de apoyo social, para promover un envejecimiento con bienestar, seguridad, libertad y ejercicio de ciudadanía.

Desde el bloque de diputados socialistas, presentamos el proyecto de ley +60 para la “Promoción y Protección Integral de los Derechos de las Personas Mayores”. Esta iniciativa le da centralidad a la prevención y protección contra todas las formas de abuso, maltrato y violencia – definida como “toda acción u omisión que provoque un daño a las mismas, sea intencional o consecuencia de un obrar negligente, y que atente contra su bienestar general, vulnerando derechos. Este tipo de conductas pueden ser cometidas tanto por un grupo familiar, por cuidadores/as, allegados/as, convivientes o no, sin necesidad que posean un grado de parentesco alguno o por instituciones públicas o privadas”.

Proponemos un Servicio de Atención para Víctimas, en el ámbito de la Defensoría de las Personas Mayores, con el objetivo de generar un abordaje integral, respuestas inmediatas e interdisciplinarias para cada situación, a cargo de un equipo técnico que brindará recepción, atención y seguimiento psicológico, jurídico y social. Asimismo, la creación de Unidades Fiscales Especiales para la investigación y persecución penal de denuncias y hechos que provengan de abusos y maltratos hacia las personas mayores, no sólo físicos sino también patrimoniales y financieros, como las estafas sistemáticas que cometen algunos bancos y entidades financieras contra jubilados y pensionados.

Los invitamos a que sean parte de esta propuesta, ya que necesitamos sumar esfuerzos para poder reconocer las situaciones de violencia que actualmente padecen nuestros mayores y lograr erradicarla.