Blog

27/11/2018
Blog

El gobierno santafesino garantizará la tarifa social eléctrica en 2019

Frente a las políticas de ajuste del gobierno macrista, que implican una sangría constante de recursos nacionales hacia las provincias en infraestructura, salud, educación, transporte, energía, la decisión del gobierno santafesino de garantizar la tarifa social eléctrica en 2019 supone una clara decisión política de no afectar a los sectores vulnerables, en medio de una crisis gestada por políticas neoliberales de probado fracas.

Desde que el Presidente Mauricio Macri asumió su gestión, el gobierno Cambiemos inició un progresivo e ininterrumpido proceso de ataque al federalismo, hecho que se expresa en la desaparición de programas básicos en salud, educación, disminución constante de la inversión en hábitat y obras públicas en Santa Fe, y un preocupante incumplimiento del Fallo de la Corte Suprema de Justicia que ordenó hace casi tres años el reintegro de millonarios fondos detraídos irregularmente por el gobierno central a nuestra provincia, durante años.

Sumado a esto, la reciente decisión nacional de eliminar las transferencias del Fondo Federal Solidario y las partidas correspondientes a subsidios al transporte público y tarifas sociales en materia de energía, ponen de manifiesto un ajuste brutal que recae sobre el interior profundo de Argentina, consolidando la visión unitaria de un gobierno nacional que habla de federalismo mientras concentra cada vez más los recursos económicos del país en Buenos Aires, Capital Federal y el gobierno central.

Desde el Frente Progresista venimos marcando nuestras claras diferencias con la matriz política que impulsa Cambiemos. La quita de subsidios a las tarifas sociales por parte del gobierno nacional, suponen un eslabón más de una política neoliberal que concibe a la energía como un negocio. Frente a esta realidad, y sin renunciar a la denuncia de estas políticas centrales, desde el gobierno de Santa Fe se decidió afrontar con recursos propios estos subsidios sociales, porque entendemos que la energía es un derecho, una herramienta central para el desarrollo de la comunidad. No se puede especular frente a las necesidades de sectores vulnerables en medio de la crisis actual.

Gran esfuerzo

Santa Fe asumirá en 2019 el costo de la tarifa social eléctrica para 250 mil casos tras la decisión del gobierno nacional de retirar los subsidios para ese servicio. La decisión implica un esfuerzo de más de 1.400 millones de pesos para el próximo año para las arcas locales. Además, continuará también en la provincia el beneficio para los clubes, que implica abonar un 50 por ciento menos de la facturación que les envía la EPE.

El Frente Progresista sigue actuando con coherencia en temas centrales. Siempre entendimos que la energía es un derecho, no un negocio. Por ello luego de la frustrada privatización de la EPE, que rechazamos con fuerza en los 90’, decidimos potenciar nuestra distribuidora eléctrica en el marco del Estado durante los últimos tres gobiernos provinciales. Ello posibilita hoy que en cada rincón de esta querida Santa Fe todos puedan acceder a este insumo vital para la vida y la producción. Pero también decimos, frente a esta decisión del gobierno federal de atacar los bolsillos de los sectores más desposeídos eliminando los subsidios a la tarifa eléctrica: en Santa Fe existe un Estado presente para garantizar que la energía siga siendo un derecho de todos, y no un privilegio para pocos. Los santafesinos debemos tener conciencia de ello y valorarlo, para que en el futuro todo el esfuerzo de generaciones no sea devorado por proyectos políticos como el de Cambiemos, que continúen engrosando la rentabilidad de empresarios amigos del poder, a costa del sufrimiento de las mayorías.