Blog

04/07/2016
Blog

Frente al Populismo y la Derecha, levantemos más alto que nunca las banderas del Socialismo. “120 años de coherencia”

El 28 de junio nuestro partido ha cumplido nada menos que ciento veinte años de historia; una buena ocasión para seguir reflexionando sobre nuestros aciertos y errores, pero sobre todo para renovar nuestra confianza en transformar la sociedad.

Numerosas son las historias de compañeros que han puesto su cuerpo, sus mentes y almas en grandes conquistas sociales y políticas que hoy nos marcan como partido. Hombres y mujeres de la talla de Juan B. Justo, Alicia Moreau, Alfredo Bravo y Guillermo Estévez Boero han militado como cada uno de nosotros, en nuestros espacios de representación y pueblos y ciudades convencidos de que podemos construir un mundo mejor.

Lo valioso de celebrar un aniversario no es sólo revivir nuestra rica historia, sino usarla de insumo para inflar nuestro pecho y salir con más fuerza que nunca a militar nuestras ideas y valores; inundar nuestros barrios y pueblos de pensamientos progresistas; contarle orgullosamente a nuestros vecinos que no todo da lo mismo y que somos parte de un Partido que siempre tendrá como bandera la Gente, la Igualdad, la Solidaridad, la Ética y la Transparencia.

En un contexto actual en el que la Sociedad aparece bombardeada por escándalos políticos que lideran el Kirchnerismo y el Pro, que tanto están dañando nuestros logros sociales y políticos, debemos mostrar que existe otra opción más justa, más democrática, más transparente y progresista. Que en los gobiernos Socialistas no hay gente que tira millones de dólares en un convento, funcionarios procesados por una corrupción desenfrenada y violenta que empobrece día a día nuestro país. Que en el socialismo no tenemos cuentas en los paraísos fiscales, ni mucho menos dirigentes neo liberales que desprecian lo público y se enriquecen con beneficios y contrataciones; Que en el socialimos creemos en la economía real, en los productores y empresarios con rostro que día a día se esfuerzan en sus trabajos, no en la especulación financiera y en la economía primaria que alienta el Gobierno de Cambiemos con reducción de exportaciones al agro y las minerías.

Los socialistas creemos en los derechos humanos de verdad, no de esos que sirven para desviar fondos como los casos denunciados de Sueños Compartidos y la Tupac Amaru. Los socialistas creemos en la justicia social y la inclusión, lejos de la visión del Diputado de Cambiemos que preside la comisión de Familia y días atrás manifestó que las mujeres se embarazaban para recibir planes sociales.

Estos errores, atrocidades e injusticias políticas nos deben alentar para plantarnos frente a la sociedad y decir NO SOMOS LO MISMO. Nuestro partido no estuvo con el Kirchnerismo que desperdició una oportunidad histórica de bonanza económica sin hacer ninguna de las transformaciones económicas y sociales que profesaba. No nos industrializamos, no construimos una sociedad más equitativa, no democratizamos la economía ni mucho menos combatimos los grupos concentrados de poder durante los 12 años de Kirchnerismo en la Argentina.

Para peor de males, como sabemos, este proceso le preparó la mesa de retorno para los que creen que el Estado es un negocio y con la lógica de los CEOs, ajustan nuestras vidas. Nuestro Partido tampoco es Cambiemos, un gobierno que transfiere día a día recursos de las clases medias y bajas a las clases altas, con aumento de tarifas y una serie de medidas netamente neo liberales que atentan contra la justicia social y la igualdad de oportunidades, aumentando la inflación, generando desempleo y aumentando violentamente la pobreza en el país.

Ante esto, como Socialistas debemos fortalecernos, demostrar que somos LA opción progresista, una fuerza política con valores, decencia y voluntad transformadora. Como lo dijo el Presidente de nuestro Partido, Antonio Bonfatti, en la celebración del aniversario: “En un mundo donde se sufre más que nunca la desigualdad, la pobreza, las guerras, los conflictos étnicos y religiosos, la violencia, se abre con más fuerza que nunca el desafío del crecimiento del socialismo que, junto a otras experiencias políticas afines, sociales y culturales podamos combatir los males que enfrenta la humanidad”.