Noticias

12/07/2017
Noticias

“Esta no es la lucha de una ciudad, es la lucha de todos los jubilados nacionales de Santa Fe”

El Diputado Provincial Joaquin Blanco participó de la asamblea de jubilados autoconvocados de Firmat en reclamo de la restitución de las prestaciones que PAMI le quitó a los afiliados de la región. “Esta asamblea es la punta de un iceberg, de un gigante dormido que son los miles de jubilados nacionales que en silencio sufren y padecen al PAMI en cada una de las localidades de la provincia“, sostuvo.

La asamblea estuvo coordinada por el Presidente del Concejo de Firmat, Danilo Garziera, y contó con la presencia de más de 150 adultos mayores de la ciudad además de referentes de distintas fuerzas políticas que se comprometieron a unir esfuerzos para exigirle a las autoridades del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados que reintegren las prestaciones que PAMI debe ofrecer en la ciudad. Cabe destacar, que la quita de las prestaciones se decidió bajo la gestión de Milva Sanchez, quien actualmente fue desplazada de su cargo de directora de la UGL IX de Rosario, y la delegación se encuentra intervenida. “Es imperioso que todo el arco político, sin excusas, acompañe este reclamo para buscar que se consagre el derecho a la salud“, expresó Blanco.

Como resultado de la asamblea, se resolvió esperar los resultados de las distintas gestiones que se están llevando adelante por parte del Intendente Municipal, Leonel Maximino. En el caso de que no haya respuestas en los próximos días, se decidió viajar a Buenos Aires para que los adultos mayores de Santa Fe sean escuchados por las autoridades nacionales. “Estamos cansados que en las delegaciones nos digan que no pueden hacer nada y que dependen de lo que definan en Buenos Aires. Las decisiones en PAMI las toman unos pocos burócratas encerrados en una oficina con el lobby de las empresas farmacéuticas de un lado y el de los sanatorios del otro, entonces queremos que sean ellos los que escuchen a los jubilados“, concluyó el legislador.

La decisión de PAMI, de quitar las prestaciones que brindaba en Firmat, afectó de manera directa a más de 9 mil jubilados nacionales de la región que se atendían en la ciudad y que actualmente son derivados a Venado Tuerto o Casilda.