Blog

16/10/2018
Blog

Nuevos equipos para los hospitales Cullen, Iturraspe y SAMCo de Recreo

El Ministerio de Salud decidió la incorporación de equipos de alta tecnología para los hospitales José María Cullen, Nuevo Iturraspe y SAMCo de Recreo, que mejorarán el servicio público de salud para miles de ciudadanos.

Mientras el gobierno nacional pone en riesgo la salud de la población argentina con la decisión de degradar el Ministerio de Salud de la Nación, y dejar de lado programas básicos -incluso de vacunación-, el gobierno de Santa Fe continúa acelerando el proceso de inversiones y mejoras del sistema sanitario de la provincia, con una firme decisión política de garantizar la accesibilidad al derecho a la salud de todos los habitantes.

En las últimas semanas, la Ministra de Salud Andrea Uboldi ha realizado importantes anuncios como la inversión de 140 millones de pesos por parte de la provincia para adquirir equipos de alta complejidad para el nuevo hospital Iturraspe de Santa Fe, un tomógrafo computado, un resonador de alto campo, 15 equipos de rayos X y un mamógrafo. En la misma línea, el gobernador Miguel Lifschitz inauguró recientemente la refuncionalización del Área de Diagnóstico por Imágenes del Hospital Provincial José María Cullen de la ciudad de Santa Fe, poniendo en funcionamiento un nuevo resonador valuado en más de un millón de dólares. Se trata de un hecho histórico, ya que el citado equipo es el primero para un hospital público de Santa Fe y el centro norte provincial. Además, completando las mejoras en tecnología para los centros de salud regionales, vale destacar también la entrega de un ecógrafo en el SAMCo Recreo, tecnología que permite trabajar en áreas de atención primarias, permitiendo acompañar diagnósticos, ya sea desde un embarazo, entre otras aplicaciones. Un nuevo avance en la salud pública de la localidad de Recreo.

Como gobierno y espacio político, el Frente Progresista sigue respondiendo a las necesidades de la población santafesina. Desde el año 2008, ha sido notoria la decisión política de invertir en salud, con decenas de centros de salud, nuevos hospitales regionales, la modernización del Laboratorio Industrial Farmacéutico, incorporación de personal técnico, mejoras organizacionales y eficiencia en la administración de los recursos públicos. La adquisición de estos nuevos equipos tecnológicos para los hospitales vuelve a poner de manifiesto el compromiso del gobierno santafesino por avanzar en mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad.

Son hechos más que discursos, el avance de la salud santafesina es la consecuencia de un programa de gobierno construido junto a la comunidad, a lo largo de años. Esto potencia el carácter democrático de la accesibilidad a la salud, porque no se trata de decisiones de unos pocos funcionarios, sino de la interacción y el diálogo permanente en distintos ámbitos, más allá de los tres poderes del Estado. Para nosotros siempre será fundamental que el vecino participe y construya el derecho a la salud con sus inquietudes y aportes, que es otra manera de garantizar el futuro de su familia y las nuevas generaciones. Nadie puede valorar ni defender lo que no conoce, por ello se hace imprescindible la construcción colectiva del Estado.

Seguir modernizando la salud pública

Uno de los rasgos centrales del Plan Estratégico de gobierno del Frente Progresista, puesto en marcha desde 2008, ha sido la construcción de cerca de cien centros de salud a lo largo de toda la provincia, para hacer efectiva la estrategia de Atención Primaria de la Salud (APS) impulsada por la propia Organización de Naciones Unidas desde fines de los años 70’. Estos efectores, centrales como dispositivos de resolución de problemáticas sanitarias, han sido jerarquizados con nuevas prácticas médicas y transformaciones en la organización del trabajo sanitario, producto del debate entre los distintos actores del sector salud. Además, la provincia lleva adelante el programa de construcción de hospitales más ambicioso de las últimas décadas: desde la época del estado de Bienestar, con Ramón Carrillo, no se realizaban este tipo de inversiones en infraestructura de salud. La incorporación de nuevos equipos, en este contexto, es otro paso en las mejoras del sistema público.

No perdamos de vista como santafesinos donde estamos parados. Mientras el gobierno nacional se empeña en disminuir la inversión en derechos básicos, como salud, educación, ciencia y tecnología, para garantizar grandes dividendos a los especuladores financieros siguiendo la lógica impuesta por el Fondo Monetario Internacional -de probado fracaso histórico en el país y a nivel mundial-, Santa Fe sigue otro camino, muy distinto a las políticas neoliberales que representan una vuelta al pasado y al fracaso. Sigamos construyendo el futuro apostando al trabajo, la producción, y un Estado eficiente que garantice la paz social sosteniendo derechos básicos. Ese es el camino que tenemos que seguir transitando juntos.