Blog

09/08/2017
Blog

Un PASO clave en la historia

Las elecciones primarias abiertas y obligatorias (PASO) constituyen una herramienta clave en la sustentabilidad del régimen democrático, en la medida que amplían la participación ciudadana en las estructuras partidarias favoreciendo así la transparencia y democratización en la elección de candidatos.

Los dirigentes políticos debemos impulsar y sostener aquellas transformaciones que superen la brecha entre los representantes y sus representados con el fin de revalorizar el sistema político partidario y su compromiso con la ciudadanía. Las PASO han sido un gran avance en este sentido porque su implementación le ha dado mayor legitimidad a los candidatos, ha contribuido a la democratización de los partidos y valorizado su rol como canales de representación y participación.

Cuatro años antes de que las PASO se establecieran por Ley 26571 (2009) y se utilizaran (2011), en la provincia de Santa Fe se puso fin a las listas espejo y a las candidaturas múltiples al adoptar un sistema similar para encauzar la competencia interna de los partidos tras la derogación de la Ley de Lemas. Este sistema fue pionero y un modelo a seguir con la incorporación de la Boleta Única al proceso de votación.

Para perfeccionar el sistema, hemos elaborado desde la Legislatura un proyecto de ley para convertir la boleta única en digital, aplicando tecnología de información y comunicación que garantice la transparencia, eficacia y privacidad del acto eleccionario.

Los intentos de eliminar las Elecciones de Medio Término, un derecho consagrado en la Constitucional nacional de 1994, así como el cuestionamiento a las PASO se inscriben en el avance de los sectores más conservadores de la sociedad que no se han caracterizado por su apego a los valores republicanos. Por el contrario, son aquellos que siempre han intentado detener los avances democráticos y la ampliación de derechos, entre ellos la participación ciudadana en los procesos de elección de sus representantes.

La argumentación de estos sectores no es otra que la de considerar estas elecciones como un “gasto” innecesario más de los tantos “gastos sociales” que se proponen recortar. Pareciera que la preocupación del gobierno nacional no pasa por la inversión que todo gobierno democrático debe realizar para sostener sus instituciones, sino por el carácter plebiscitario de las elecciones intermedias.

Las PASO así como la implementación de la Boleta Única en Santa Fe y en Argentina han constituido un avance en el proceso de representación política partidaria y han demostrado claramente ser un salto cualitativo en la vida institucional de la provincia y el país.